Los Portales.

portal1

Cuentan que existen unos portales misteriosos por los que se abandona esta realidad y se entra en una distinta. Una realidad en la que cosas imposibles suceden, o por lo menos cosas extrañas y oscuras. Donde los miedos y las fantasías toman formas sorprendentes y se nos manifiestan de muy diversas maneras.

El portal en sí no lo vemos, pero lo que sí se puede notar es el cambio que se experimenta al cruzarlo.

Estos portales se pueden cruzar de dos formas:

La forma temporal es aquella en la que, cuando aún estando situados en el mismo lugar, algo cambia y entramos en él.

Y la forma espacial es aquella en la cual atravesamos el portal al mismo tiempo que entramos en una estancia, giramos una calle o nos adentramos en un bosque.

El factor temporal también tiene su papel en la forma espacial, ya que no siempre volvemos a cruzar el portal en el mismo lugar en distinto tiempo. Se trata pues de un factor circunstancial, que suele ser casual, aunque también inducido.

Se puede cruzar el umbral en cualquier sitio, pero hay una serie de características que suelen darse para que esto suceda.

Es posible experimentar el cambio estando solo o acompañado, incluso en grupos reducidos si el portal es muy fuerte. Lo que parece que sí debe darse es una sensación de soledad y aislamiento. Por ejemplo, podemos ir en un coche por una carretera, de noche, y darnos cuenta de que hace rato que no nos cruzamos con nadie. O podemos estar en un lugar solitario y sentir que todos los sonidos se apagan, menos aquello que llama nuestra atención. El caso es que por regla general, cuando entramos en esa otra realidad, nada ni nadie del otro lado hace intervención mientras dura la experiencia.

El miedo y la paranoia parecen jugar un papel crucial, manifestándose cuando las circunstancias anteriores se presentan. Eso nos pone alerta y hace que nuestra percepción se dispare.

El recuerdo de una experiencia anterior puede hacer que volvamos a cruzar el portal en el mismo sitio en el que lo hicimos en el pasado. Y se puede crear de este modo un portal permanente vinculado a un lugar. Aunque para ello pueda ser necesario que las circunstancias al cruzarlo sean semejantes.

Lo que allí encontramos varía enormemente. Puede que solo sintamos algo extraño, una presencia, una sensación de peligro, o un miedo irracional hacia un lugar en concreto. Puede que oigamos algo, un sonido cercano de algo que no podemos o no queremos ver. Unos pasos en la oscuridad, donde presuntamente no hay nadie, o unas voces de alguien que no está ahí. Pero también puede ser algo que veamos. Apariciones espirituales, fenómenos ovni, avistamientos de seres extraños, y un largo etcétera.

Nota: Esta es una hipótesis de la que he oido hablar, con la que me sentí identificado, y he tratado de desarrollar. No creo en ello, ya que no es en absoluto científico, pero admito que coincide con mis experiencias, y no explica nada mas que las sensaciones que uno pueda tener en esos momentos, en ningún momento trata de explicar el motivo o el funcionamiento de las mismas. La mayoría de las cosas aquí escritas son de invención propia, que no quiere decir que alguien no las haya pensado o escrito con anterioridad.

Anuncios

~ por Hexo en marzo 15, 2008.

Una respuesta to “Los Portales.”

  1. me gustaria que le agregaran imagenes y ademas un poco mas de historia ya que esto lo haria mas interesante

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: